NINGUNEO COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA

Ser socio minoritario de un gobierno de coalición en nuestro país está resultando ser un ejercicio de alto riesgo, mucho más allá de comprobar la consideración de que el espacio estuviera ocupado por ninguno.

Ese alto riesgo se da en cualquier ámbito institucional en el que el socio mayoritario se ve obligado a contar para gobernar con otro socio minoritario más que nada por necesidad para conservar o acceder al poder obviando la afinidad ideológica o política si las hubiere.

En el proceso de ninguneo es necesario la figura del ninguneador como la del ninguneado, que transitan en una simbiosis perfecta, de tal manera que no existe ninguneador si no hay quien sea susceptible de ser ninguneado y viceversa.

Ignacio Aguado fue ninguneado por Díaz Ayuso en el gobierno de la Comunidad de Madrid, y cuando quiso reaccionar se encontró las maletas en la puerta. De la misma manera que Juan Marín, sirviendo de chicuco, lo está siendo en Andalucía y, a pesar de sus tristes esfuerzos por seguir saliendo en las fotos, todo hace pensar que terminará con sus posaderas en la calle, salvo que perdiendo todo decoro encuentre acomodo en el PP de Moreno Bonilla.

Pedro Sánchez, en su día, fue ninguneado por Trump y lo está siendo por el actual presidente de EE.UU., Joe Biden. Éste, en las continuas reuniones virtuales con los líderes europeos ha obviado al Presidente del Gobierno de forma clamorosa, de igual manera que no cuenta con él en la reunión conjunta prevista que tendrá con los presidentes de Francia, Italia, Alemania y Gran Bretaña.

Es bien conocido que se suele dar el caso que alguien que es objeto de ninguneo en un determinado ámbito, se comporta como ninguneador con toda crudeza en aquel otro ámbito donde su posición es predominante. Este puede ser el caso del Presidente Sánchez en su relación con su socio minoritario de gobierno, Unidas Podemos. El último caso de ninguneo sufrido por Unidos Podemos es la decisión unilateral tomada por el presidente de apoyar la propuesta de Marruecos de constituir al Sáhara Occidental provincia autónoma bajo soberanía del reino alauita sin una mínima consulta con sus socios de Gobierno.

El ninguneado en este caso, Unidas Podemos, se debate entre los que estiman hasta aquí hemos llegado y los que priman el estar sobre la forma de estar. Los primeros, creen que para estar no estando siempre hay tiempo, sin reflexionar sobre las consecuencias; y a los segundos, se les ponen los vellos como escarpias pensar, dadas las experiencias ajenas y propias, sobre la alternativa de no estar.

El ninguneador que ningunea buen ninguneador será si el ninguneado, considerando el estar como un fin en sí mismo, termina aceptando el ninguneo como animal de compañía.

Puño en Alto

Una respuesta a “NINGUNEO COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA”

  1. No sólo se ha ninguneado a Unidas Podemos. Lo han sido tod@s l@s votantes de la investidura. Salud!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: