MI MAR, TU MAR, SU MAR

El título del presente artículo podría entenderse como una evocación de una estrofa de un poema de un romántico poeta que hace referencia al sentimiento dispar que puede producir el mar en su bienquista cercanía o desde la nostálgica lejanía. No más lejos de la intención es hacer dicha referencia, es tan solo un artificio, una licencia cuasi literaria, utilizando la cacofonía de «Mi Mar» con «Mimar» y, sobre todo, de «Su Mar» con la de «Sumar».

Según la RAE, el verbo mimar es hacer caricia, tratar con excesivo regalo, cariño, condescendencia a alguien y en especial a los niños; favorecer a alguien, tratarlo con mucha consideración o tratar algo o alguien con cuidado y delicadeza.

Del mismo modo, sumar es añadir, reunir en una sola varias cantidades homogéneas, también resumir, compendiar, abreviar una materia que estaba extensa y difusa.

Yolanda Díaz presenta su proceso de escucha, que denominado «Sumar» pretende, según manifiesta, es reunir sensibilidades semejantes que están difusas, compendiando sus objetivos bajo una misma marca con miramiento, sutileza necesaria y respeto en todo momento.

Se trata, según consta en los estatutos, con la plataforma registrada como «Sumar», crear un contrato democrático con la ciudadanía en el que se propone pensar en común ese país que renueve la esperanza de los españoles, promoviendo compromiso democrático y la participación de la ciudadanía en la vida pública, fomentando y fortaleciendo la participación ciudadana y de la sociedad civil para mejorar la calidad democrática y el desarrollo humano, contribuyendo al desarrollo del pensamiento crítico, al estudio, la investigación, la reflexión y al debate sobre principales problemas sociales, económicos políticos.

Procurar el vínculo con movimientos sociales, ciudadanos y demás entidades de sociedad civil para consolidar las redes de intercambios de experiencias y saberes en el ámbito de la participación democrática, desde el respeto y no desde la condescendencia.

Todo ello sin tutela orgánica ideológica de los partidos del espacio confederal, igualmente, desde el respeto y la consideración de importancia que tienen, pero no desde la sumisión de postulados y directrices.

En definitiva, en ese mimar con cuidado y delicadeza para sumar, en ese sumar voluntades mimando nos debemos encontrar, reconocernos todos con generosidad y responsabilidad, apostando por lo que nos une y apartando las diferencias por legítimas que sean.

Tu mar, mi mar y el mar de Yolanda es suficiente amplio para caber todos y esa es la suma que debemos construir.

Puño en Alto

3 respuestas a “MI MAR, TU MAR, SU MAR”

  1. A mí me parece bien como experimento político y sociológico la iniciativa SUMAR. Espero que llegue a buen puerto alguna vez y congregue a buena parte de las gentes que quieren una España diferente, entre los que me encuentro. Pero el problema es que el tiempo político y social, al igual que el biológico, no se detiene. Esta sociedad no puede detenerse a esperar que Yolanda termine su erasmus por el mundo tomando notas de lo que la gente le dice. Si dejas un espacio libre, otro vendrá y lo ocupará. Es un error desguarnecer el flanco izquierdo a la espera del 7º de Caballería, porque igual para cuando llegue, si llega, se encontrará la colina llena de cadáveres. En un mundo como el actual, en el que cada novedad que aparece permanece en la mente de las personas menos que una crisálida en su capullo, no puedes demorar demasiado un proyecto anunciado con tantos meses de antelación. Ahora tenemos a Unidas Podemos, fórmula que costó tiempo preparar y poner en marcha. Está funcionando, con sus problemas; se hacen cosas, a pesar de la oposición dentro del gobierno de coalición; es una marca visible, real, elegible. Con la cosa de SUMAR estamos RESTANDO votos y protagonismo a lo único que tenemos los progresistas para agarrarnos. Desde el inicio de la idea, se ha producido una guerra a las puertas de Europa, un nuevo virus desplaza la atención de la COVID19, la hiperinflacción ha hecho su aparición, el cambio climático se ha manifestado con toda su crudeza en forma de muertes y devastación, y las sombras de una nueva recesión oscurecen el horizonte mundial. ¿De verdad que Yolanda Díaz necesita seguir escuchando?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: