3 NUEVAS RUTAS 3

En los últimos tiempos no hay ciudades que dentro de su términos municipales no hayan establecido rutas o visitas guiadas o tours, como los snobs prefieren denominarlas, con fundamentos o sin ellos, como medio de dar a conocer peculiaridades históricas, arquitectónicas, artísticas, sociales y productivas de las ciudades.

La Sanlúcar del Santo Régimen no iba ser menos y ya hay unas cuantas en funcionamiento con más o menos fortuna para sus promotores y en algún caso, para tormento de los sufridos vecinos que viven en cercanía de los lugares señalados de las mismas. En este caso, hay una que ha degenerado en macro botellón incontrolado ante la pasividad, permisividad y complicidad de quienes deberían evitarlo, cosas del Santo Régimen.

La ciudad tiene sus especificidades, más allá de las archiconocidas y explotadas, que pueden ser un reclamo para visitantes despistados y que a buen seguro que servirían para abrirles los ojos sobre la naturaleza del Santo Régimen imperante. No, no se trata de poner en práctica aquella propuesta de hacer una ruta por los sempiternos baches y socavones y aquellos otros que desaparecen y aparecen como el río Guadiana en las vías públicas o esa otra de los vertederos incontrolados, sin olvidar la de los desmanes urbanísticos.

Hasta donde hemos podido saber, porque se lleva con mucha discreción, al parecer en la mente de algún promotor iluminado local está en establecer tres nuevas rutas o visitas guiadas o como diablos la quieran llamar, que se podrían hacer un hueco en la oferta de rutas peculiares existentes en la ciudad.

La primera de ellas, aunque la idea no es del todo original, se trata de establecer una ruta por aquellos casoplones donde viven conocidas familias o clanes dedicadas a esa lacra social que han convertido en lucrativo negocio, así como, esas otras, no menos majestuosas construcciones, cuyos moradores son los profesionales económicos-financieros que se encargan de gestionar el ingente beneficio que obtienen los primeros, sin olvidar los emplazamientos de las conocidas como empresas tapaderas. Es un proyecto tan ambicioso como arriesgado y de ahí que su denominación Narco House sea provisional por las derivaciones negativas que lógicamente pueden tener para los promotores y los potenciales usuarios del servicio. Hay quien defiende que para evitar estas circunstancias sería mejor encomendar a uno de esos clanes la explotación de dicha ruta y así todo quedaría en casa.

La que si sería en cierto modo novedosa es la ruta de los lugares donde descansan aquellos trozos de madera policromados atribulados hasta la saciedad con indumentarias y exornos rozando un barroquismo esperpéntico con nombres o denominaciones que supone un regodeo en el dolor y el sufrimiento cercano al sadismo que en vez cuando coronan, no se sabe por qué mérito, para alborozo y fruición de propios y extraños. Esta otra ruta, que algunos malintencionados la llaman de las Drag Queen, no estaría exenta de riesgos y polémicas, principalmente por el integrismo dogmático de sus seguidores y la ancestral e indisimulada rivalidad que profesan entre ellos, fruto del fanatismo.

La última, no por ello menos interesante, es la que se denominaría la Ruta de los Tránsfugas, se trata de un recorrido por las sedes locales, confesables y no tan confesables, de aquellos partidos, formaciones políticas y chiringuitos políticos locales que han tenido o tienen en la actualidad casos de transfuguismo en su seno, incluyendo en la ruta aquellos lugares donde se han perpetrado o acordado esta lacra política que pervierte la voluntad popular expresada en las urnas, sin olvidar a esas otros partidos y formaciones políticas que se han visto beneficiadas por acción u omisión del transfuguismo, partiendo lógicamente, del Ayuntamiento, ya que es el lugar donde toma naturaleza dichos casos de transfuguismo. Esta ruta sería la más novedosa de las tres, no por el considerable número de casos de tránsfugas en la historia democrática de la ciudad, sino por su transcendencia política, social y hasta económica que han tenido, ya que no en pocos casos, han degenerado, más si cabe, en corrupción pura y dura.

Si queremos hacer una oferta turística diferenciada de aquellas otras de las poblaciones de nuestro entorno, y dado que la conmemoración del centenario es un fiasco y que la Capitalidad ha convertido a la ciudad en un macro comedor sin más en el que todo vale, hay que innovar poniendo en valor aquello que nos puede diferenciar porque rutas como de las tapas, del mosto, del pescaito frito, del misterio, del patrimonio cultural y artístico, las pueden haber en cualquier ciudad, pero las que tienen que ver con una determinada idiosincrasia local por mucho que algunas se consideren lacra social en origen hay que explotarlas y sacarle beneficio. Esperemos que el esmirriado ético y moral políticamente hablando del alcalde de la mano de su Delegado de mono incultura y, en su defecto, la propia Mortadelo con peluca, apoyen estas singulares iniciativas que darían un mayor caché, si cabe, al Santo Régimen.

Puño en Alto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: