QUERIENDO O SIN QUERER FELIPE DA UN PALO AL EMÉRITO

“La reina Isabel II será recordada como una de las mejores reinas de todos los tiempos por su dignidad, sentido del deber, coraje y entrega a su pueblo siempre y en todo momento”. Con estas palabras y no con otras, nada más y nada menos, ha elogiado Felipe VI la figura de la soberana británica fallecida a los 96 años de edad.

No hay que ser muy sagaz ni muy mal pensado para creer que el Rey ha aprovechado la circunstancias para con estas palabras mandar un demoledor mensaje al emérito, de quien heredó la Jefatura del Estado, y si dándole el beneplácito de la duda, esa no era su intención, así se ha podido interpretar dada la trayectoria de su progenitor mientras y después de ejercer como Jefe del Estado impuesto por un dictador.

Cierto es que en la trayectoria del emérito ha habido poca o ninguna dignidad ni institucional ni personal. El sentido del deber ni siquiera se le ha podido presumir y la entrega a su pueblo siempre y en todo momento, de haberla habido, ha sido a tiempo parcial y, más que nada, para después sacar buena tajada de la misma.

Sí simbólica, por su cuestionable eficacia legal, fue que Felipe VI renunciara a la herencia de su padre, por aquello de la dudosa procedencia de la misma, en la comparativa elíptica y subyacente se vislumbra un manifiesto reproche ético moral a la conducta del emérito, no hay lugar a dudas, salvo para quienes nacieron súbditos, actúan como súbditos y morirán súbditos, ya sea por convicción o interés.

Sin embargo, lo que más ha trascendido, ha originado debate y críticas ha sido la rocambolesca decisión de la presidenta madrileña, Díaz Ayuso, de decretar tres días de luto en su Comunidad por la muerte de la monarca. Consabido es la tendencia de Ayuso de pretender ser la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro para, sea como sea, acaparar atención mediática, aunque, como en este caso, mediante un desbarre fuera de lugar, que no pocos lo han tildado de paleto e impropio de una nacionalista española de pro.

En cualquier caso, a parte de su enfermizo afán de protagonismo, esta decisión contrasta con otras en la que ha escatimado el luto en la Comunidad madrileña por la muerte de personas de reconocido prestigio por el mero hecho de su tendencia ideológica o cuando negó el luto por la muerte de cientos de ancianos en las residencias madrileñas. En esta ocasión a Ayuso y su entorno le interesaba solapar esa otra noticia de la dimisión desvergonzada de Toni Cantó como Director del chiringuito de la Oficina del Español, antes defendida como muy necesaria y ahora manifiestamente suprimible, que la ha dejado en bastante mal lugar.

Los medios de comunicación, bien regado con dinero público, hicieron el resto para que el palo al emérito pasara lo mas desapercibido posible.

Puño en Alto

4 respuestas a “QUERIENDO O SIN QUERER FELIPE DA UN PALO AL EMÉRITO”

  1. Las actuaciones deplorables de los personajes que nos representan, (padre e hijo), en esta institución caduca que sufrimos en España como es la monarquía, no puede dejar de asombrar a alguien que no conozca la idiosincrasia del pueblo español, somos de los extremos y hacemos un político o un rey de cualquiera lo merezca o no, si es un pícaro y ha robado pues nos cae tremendamente simpático y respaldamos con nuestros votos a todo este elenco de personajillos que se congratulan de haber tenido la suerte de caer en este país. En otro probablemente no permitirían tales desmanes .

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario Gabriel y por leernos.

      Desde luego, es evidente, que en algo profundamente estamos fallando para que esta sociedad admita sin más la corrupción como forma de Gobierno, además de no gritar del escándalo al tener como Jefe de Estado a alguien asignado por sangre, cuyo padre fue puesto por un dictador.
      Tal vez si damos con ese fallo, podremos lograr una sociedad que se pare a reflexionar un poco.

      Un saludo compañero

      Me gusta

  2. Pro cosas como estas, quiero dejar de ser español, no quiero seguir siendo un súbdito, quiero ser un ciudadano de una República, y no un siervo miserable como somos ahora.

    Le gusta a 1 persona

    1. En nuestras manos está lo de ir creando poco a poco conciencia para que nos dejen de tratar como borregos.

      Gracias por compartir opinión con nosotros. Salud

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: