PP Y SU “SUI GENERIS” CONCEPTO DE LIBRE MERCADO

Aplicar topes a las energéticas es propio de regímenes sociocomunistas”, era el mantra machacón utilizado por el PP para desacreditar la medida adoptada por el Gobierno para contener el desorbitado precio de la producción de electricidad y, por ende, beneficiar el recibo de la luz a los ciudadanos. “En un estado de libre mercado no se puede intervenir los precios”, completaban con su soflamas contrarias.

No sabemos si con desvergüenza, desfachatez, cara dura y demagogia más absoluta, el PP de Feijóo presenta su plan de choque para paliar la inflación en el que recoge topar el precio de producción de electricidad. Tras la decisión de la UE de topar el precio de producción de electricidad, el PP rápido y veloz presenta su propuesta en este sentido. Ya topar el precio de producción ha dejado de ser una medida intervencionista propio de regímenes sociocomunistas.

Pero la propuesta del PP, más allá de la manifiesta contradicción, tiene su trampa, no sabemos si por desconocimiento o por guiño a las compañías energéticas o ambas cosas a la vez. Proponen topar el precio de producción a las renovables, es decir, a las más baratas de producción (guiño), cuando en realidad, según el sistema vigente de fijación de precio, que ahora se pretende modificar por la UE, es la producción de electricidad más cara (mediante gas) la que termina marcando el precio de la producción por las renovables (desconocimiento).

Completa su propuesta con un descuento directo en el recibo de la luz hasta del 20% a hogares y del 40% en función del ahorro energético en hogares y empresas, respectivamente. Es decir, el PP propone que se compense con dinero público a las eléctricas si rebajan la factura a quienes ahorren energía. De esta manera, las energéticas seguirán obteniendo su inconmensurable beneficio que pagaremos todos los ciudadanos, podamos ahorrar energía o no, a través de los impuestos y de los presupuestos generales del estado.

Proponen, como no podía ser de otra manera, que no se tramita el impuesto sobre los beneficios extraordinarios a las compañías energéticas (nuevo guiño), aduciendo engañosamente que la UE ya está trabajando en este sentido.

Los bandazos en el PP que se le atribuía a Pablo Casado, no depende de quien lo presida, es una constante fruto del oportunismo, la hipocresía y Nuñez Feijóo está siguiendo la misma senda en estas contradicciones y en lo de poner los intereses de las multinacionales energéticas que operan en nuestro país por encima de los intereses de los ciudadanos.

Visto lo visto, la propuesta de la Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de topar el precio de los artículos de primera necesidad de la cesta de la compra, calificada igualmente de ilegal propia de regímenes comunistas, en nada dejará de serlo proponiendo algo parecido, pero cuidando siempre que los beneficios de las multinacionales distribuidoras no vean mermar sus beneficios como en el caso de las compañías energéticas.

Para el PP de Feijóo o de quien sea, el libre mercado es un mantra, que lo sacan a pasear cuando les conviene y cuando no, lo guardan en un cajón. Cuando el PP rescató a la banca privada con 64.000 millones, aun no devueltos, el libre mercado brilló por su ausencia.

Puño en Alto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: