OTRO CASO AISLADO

De nuevo Sanlúcar del Santo Régimen acapara las portadas de medios de comunicación por otra, la enésima, operación policial contra el narcotráfico. Operación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que se ha saldado con el desmantelamiento de una nueva plantación de marihuana, así como, la detención de varias personas y el descabezamiento de otra red de narcotraficantes.

Las intervenciones de la policia, Guardia Civil, etc. son necesarias, pero se está comprobando, a todas luces, insuficiente para acabar o minimizar esta lacra y sus consecuencias económicas y sociales. La lucha contra el narcotraficante tiene que ser multidisciplinar, esto es una lucha conjunta de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Agencia Tributaria, la Justicia y, sobre todo, en el ámbito social.

De nada sirve que por acción policial se desmantele organizaciones delictivas si después cualquier abogado de chichinabo, eso sí con pocos o ningún escrúpulo, es capaz de impedir que un conocido narcotraficante se libre de la cárcel.

De nada sirve, cuando el esmirriado ético y moral alcalde del Santo Régimen, se jacte de quitar importancia al problema del narcotráfico y se deje fotografiar complaciente con narcotraficantes, incluso permitiendo que participen en su campaña electoral o facilite todos los medios municipales posibles para la organización de un evento musical en donde, según datos de la policía judicial, una empresa tapadera haya podido blanquear más de un millón de euros de dinero proveniente del narcotráfico.

Der nada sirve, si desde las administraciones local, autonómica y estatal no se interviene decisivamente contra el paro o la precariedad laboral, caldo de cultivo propiciatorio para las organizaciones delictivas, para evitar que los jóvenes y no tan jóvenes no vean más futuro que entrar en el entramado delictivo del narcotráfico.

De nada sirve, si no se investiga adonde va el ingente dinero que se obtiene con el narcotráfico, quienes se están lucrando con el blanqueo, cuáles son las empresas tapaderas. ¿Cómo es posible que personas sin oficio ni beneficio puedan tener cuentas bancarias con abultados saldos, se compren lujosos coches, construyan mayúsculas mansiones y chalet o lleven un elevado ritmo de vida sin que salten las alarmas? ¿Es casual que en una de las ciudades con mayor paro, pobreza y exclusión social proliferen locales de juego de azar y se le permiten su establecimiento sin el menor de los problemas?

De nada sirve, si no hay una constante campaña de concienciación social contra el narcotráfico desde las administraciones públicas junto a la organizaciones sociales para evitar la socialización del fenómeno, síntomas que ya en la Sanlúcar del Santo Régimen son evidentes.

De nada sirve, si en los colegios e institutos no se hace campañas peventivas contra la drogadicción y las consecuencias del narcotráfico.

El problema del narcotráfico es un problema social y económico de primer orden por sus consecuencias porque allí donde se instala termina acabando con la economía del lugar, así como, con la paz social ya que los métodos mafiosos no entienden de leyes ni ordenamiento jurídico, más allá de sus propias reglas.

Cuando llegue el momento que desde el narcotráfico se quiten o se pongan alcaldes, algunos se rasgaran las vestiduras. No sabemos si en la Sanlúcar del Santo Régimen se ha llegado a este punto peligroso de socialización. O ya sí.

Puño en Alto

Una respuesta a “OTRO CASO AISLADO”

  1. Somos la punta de lanza de entrada del narcotráfico sudamericano de COCAINA, feijooo, es un capo, no un gestor eficiente del erario público. Nos come la miseria con ciertos bastardos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: