SER Y ESTAR DE LA ULTRADERECHA

En Filosofía, Ser tiene un valor esencial, mientras que Estar tiene un valor perfectivo. Por ello, a un tiempo simple de Estar corresponde un tiempo compuesto de Ser para expresar una misma significación.

La distinción entre los verbos Ser y Estar es uno de los mayores problemas para los aprendices de español. El verbo Ser se utiliza para describir estados permanentes esenciales del sujeto que duran mucho tiempo. Por ejemplo, para decir de dónde eres, el color de tus ojos, tu forma de ser, se utiliza normalmente para expresar apariencia física, rasgos de la personalidad, identidad, origen, relaciones personales y familiares, posesión. El verbo Estar se utiliza para describir estados temporales de ánimo, de aspecto, civil, ubicación.

El gesto cercano a lo pueril protagonizado por los diputados de la extrema derecha ha puesto de manifiesto lo importante que es discernir entre SERESTAR.

Los diputados de VOX, en desagravio al rey al tener que esperar al presidente durante 52 segundos en el coche oficial en los actos de celebración del 12 de octubre, al día siguiente irrumpieron en el hemiciclo tarde cuando ya había comenzado su intervención Pedro Sánchez en la que presentaba un nuevo paquete de medidas para apoyo a las familias más desfavorecidas en materia de energía. El supuesto gesto de desagravio era más importante y trascendente que las medidas que se presentaban que afectaría a cerca del 40% de las familias españolas. Olvidan que, los que ahora pretenden defender la dignidad del monarca, son los mismos que lo llamaban Felpudo VI.

Y es que ser retrasado no es lo mismo que estar retrasado. No nos atrevemos, por razones obvias, a concluir que verbo habría que utilizar para expresar fielmente el retraso de los referidos diputados de la ultraderecha. Pero si es cierto, que cuando hay que votar en contra de algo que suponga una mejora para los más desfavorecidos siempre son puntuales y están solícitos en la disposición y, de la misma manera, allí donde tienen capacidad de influir en decisiones políticas que favorezcan a los pudientes lo hacen con afanosa diligencia y voluntariosa puntualidad.

Más allá de lo de estar o ser retrasado, no es menos cierto, que en el caso que nos ocupa, que el retraso premeditado era para conseguir titulares en los medios de comunicación y para que se hablen de ellos, porque de otra forma no conseguirían atención mediática dada la consabida carencia de propuestas creíbles y necesarias de la que profesan.

Reducir la política a una insustancial concatenación de gestos demuestra de forma palmaria que son más que están y ello resuelve toda clase de posibles dudas que puedan originarse, desde la benevolencia y no malintencionada discursiva para pasar el rato.

En definitiva, paradójicamente, la ultraderecha se instala en el ser y en muchas ocasiones en el estar retrasados tanto como aquella parte de la mayoría social que permitiendo que el árbol les impida ver el bosque, confian en ellos sin garantías alguna, visto lo visto, para que les resuelvan sus problemas y defiendan sus diferenciales intereses.

Puño en Alto

3 respuestas a “SER Y ESTAR DE LA ULTRADERECHA”

  1. Rojos de mierda

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: