CIRCULO VICIOSO

Es evidente que la inflación nos tiene instalados en un círculo vicioso. La inflación origina una mayor recaudación al Estado y, a su vez, más precariedad económica a las familias. La mayor recaudación se emplea en ayudas directas e indirectas a las familias más desfavorecidas y desprotegidas contra la subida de precios.

Este círculo vicioso es necesario cortarlo porque de lo contrario cada vez habrá más precariedad y desigualdad. Y ahí está el problema y ahí radica la diferencia entre la izquierda y la derecha en como romper este diabólico círculo vicioso.

La derecha, como medida para romperlo, propone el señuelo de la indiscriminada e injusta bajada de impuestos, lo que originaría una menor recaudación y acrecentaría la desigualdad, ya que es bien sabido que la bajada indiscriminada de impuestos siempre beneficia a los que más tienen y además puede ser contraproducente para la economía del país, véase lo ocurrido en Gran Bretaña. La menor recaudación originaría que las ayudas directas e indirectas a los más necesitados disminuyan, aumentando de esta manera la precariedad y el desamparo. En la crisis financiera del 2008, el PP no intervino y sí rescató a las entidades bancarias empobreciendo al resto del país, algo que duró más de una década en paliarse.

La Izquierda en el Gobierno, con algo de complejo no se decide a cortar por lo sano, se está limitando al paño caliente de las ayudas directas e indirectas que nadie discute, pero no puede ser la solución definitiva al problema porque tampoco rompe el círculo vicioso. Olvidándose de que en la propia Constitución tiene las herramientas necesarias para romper el círculo vicioso sin que salgan perjudicados los de siempre, la sufridora mayoría social.

La Constitución, esa norma de normas que todos dicen proteger y cuidar, pero pocos la respetan y cumplen en su integridad, tiene una herramienta que muy bien podría aplicarse en estos momentos. Podría ser la tijera para romper el círculo vicioso que tiene a gran parte de la mayoría social acogotada y sin aliento. El artículo 128 manifiesta que toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general. Más tarde se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica y que mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general.

Hoy, lamentablemente, se dan las circunstancias económicas y sociales para proceder a la intervención de las empresas energéticas y de materias primas. Que se están beneficiando sobremanera de las consecuencias de la guerra en Ucrania y de las subidas de los precios, sobre todo, de los productos básicos de la cesta de la compra, por tanto, no hay impedimento legal alguno para hacer cumplir la Constitución en este aspecto.

Los paños calientes son necesarios, pero, visto lo visto, insuficientes para romper el círculo vicioso, sobre todo, por la parte que menos perjudique de nuevo a la mayoría social. Valentía y decisión.

Puño en Alto

2 respuestas a “CIRCULO VICIOSO”

  1. Avatar de elcieloyelinfierno
    elcieloyelinfierno

    La paradoja del grigo «a la izquierda se abre»; «a la derecha se cierra». Saludos.

    Me gusta

  2. Avatar de elcieloyelinfierno
    elcieloyelinfierno

    disculpas…del grifo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: