LA MAGNA

Al parecer después de una reunión en las dependencias municipales, presidida por el alcalde esmirriado, faltaría más, todo dispuesto para que la Magna sea un éxito en cuanto a seguridad se refiere, el otro éxito, el de la pública manifestación hipócrita, está absolutamente asegurado.

La Sanlúcar del Santo Régimen, teniendo el alcalde esmirriado que tiene y al Delegado Municipal de Fiestas y monoCultura, tránsfuga confeso, era de esperar que se apuntara de forma entusiasta a eso de organizar un carrusel de venerables trozos de madera policromados y exornados hasta la saciedad con toda clase de abalorios de preciada manufactura por la ciudad a iniciativa de la Unión de Amigables y Compadres. Institución que, sin hacer nada, cobrará por el alquiler de sillas y palcos que al parecer se instalarán con medios municipales en aquel paseo señero y tan olvidado para otros menesteres, a pesar de haber recibido generosas subvenciones municipales y de la Diputación. A nadie se le ha ocurrido en pos del espíritu cristiano utilizar las subvenciones públicas obtenidas para paliar algo las colas del hambre.

El evento se enmarca dentro de los actos conmemorativos de V Centenario de la Circunnavegación, fiasco donde los haya. ¿Qué tendrá que ver el V Centenario con lo que se pretende organizar? En fin, a falta de pan, buenas son tortas, como diría aquel. Por cierto, a algo más de un mes de terminar el año de la conmemoración y la que iba a ser la sede de la celebración aún no está terminada. No, por allí no pasará el carrusel.

Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, Protección Civil, Bomberos y Emergencias Sanitarias van a poner lo mejor de sí mismos en un dispositivo en el que no se ha escatimados recursos humanos u materiales para que el evento se desarrolle con absoluta normalidad dada la masiva afluencia de forasteros que se prevé que asistan al evento.

Lástima que este circunstancial dispositivo, diseñado con tanta profesionalidad y disposición en pos de la seguridad de los ciudadanos, no se mantenga en el tiempo y sirva para contrarrestar de alguna manera el campante y cada vez más descarado y evidente narcotráfico en la ciudad, sobre todo, en esa olvidada a la buena de dios barriada. Por cierto, este carrusel tampoco pasará por allí, el que diariamente pasa es otro, ese que el esmirriado pretende minimizar calificándolo como casos aislados. Aislados son los días en los que nada ocurra en la barriada al respecto, como bien saben los vecinos sufridores.

Conociendo la irrefrenable tendencia que tiene el alcalde esmirriado a eso de privatizar todo lo que sea privatizable y más, propio del capitalismo de amiguetes que profesa, sorprende que no haya tenido la tentación de concesionar a una empresa de seguridad todo el dispositivo de seguridad. A diferencia que otros casos, será que esta vez no ha encontrado a un amiguete a quien concederle el negociete.

En definitiva, una magna organización, para una magna hipocresía, para una magna rentabilidad clientelista.

Puño en el Alto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: