FEIJÓO Y LOS COCHES VIEJOS

El aún líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, cada día parece más que está como una cabra en una cacharrería o más propiamente, en este caso, en un garaje. La última propuesta de Feijóo ha sido de retirar de facto de la circulación los coches de más diez años de antigüedad. En su opinión, el Gobierno debería retirar los coches viejos en lugar de apostar por el vehículo eléctrico, que muchas familias no se pueden permitir.

Feijóo no propone retirar los vehículos viejos de combustión para sustituirlos por coches con motores eléctricos, lo que propone es que se sustituyan por coches nuevos de combustión. Queriendo o sin querer abraza los postulados negacionistas de la ultraderecha respecto el efecto de los coches de combustión en el cambio climático. Esto es, pese a las consecuencias medioambientales, el líder del PP apuesta por seguir con los motores de combustión. Tal como han denunciado las organizaciones ecologistas, Feijóo propone cambiar el viejo CO2 por CO2 nuevo.

La inconsistencia de su argumento viene de origen. Feijóo y el PP mantiene un discurso económico catastrofista, diciendo que estamos inmersos en una crisis económica cercana a la recesión y que lo peor está por venir. Y ante esta situación pretende obligar a que se retire los coches de más de diez años de antigüedad, es decir, el 60% del parque automovilístico español. ¿Quién se puede permitir cambiar de coche cada 10 años? Desde luego los trabajadores, a los que la patronal con el apoyo político del PP apuestan por no subirles el salario según el IPC, desde luego no. Tampoco los trabajadores que trabajan en precario con salarios por debajo del SMI, cuyas subidas el PP siempre ha votado en contra. Etcétera.

Esto que puede entenderse como una ocurrencia, en esencia lo es, pero no lo es tanto si se tiene en cuenta a quien beneficiaria. Solo y absolutamente solo a las multinacionales del motor para quienes, además, solicita nuevas ayudas a través de un nuevo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica, así como, rebajar el impuesto de matriculación o suspender temporalmente el impuesto de hidrocarburos. Lo que no tiene en cuenta es que su propuesta hundiría el sector del coche de segunda mano al que se ven obligados acudir quienes necesitan un vehículo para trabajar y no pueden costearse uno nuevo.

Dándole el beneplácito de la duda, Feijóo poco o nada debe saber de cuánto cuesta un vehículo nuevo porque lleva sin bajarse del coche oficial décadas. Y se ha dedicado a leer sin más el discurso que algún asesor le ha escrito si prever que lo que se propone descalifica al presidente del PP y a al partido en su conjunto.

Ya puestos a eliminar de la circulación cosas que perjudican el medioambiente por ser tóxicos, ¿por qué no plantearse eliminar de forma inmediata a los políticos que lleven más de diez años en la política para evitar la toxicidad para la sociedad en su conjunto que supone que pierdan la conciencia de la realidad o que pretendan resolver los problemas desde el punto de vista de su ombligo? Un coche viejo puede ser tan perjudicial para el medioambiente y la seguridad como para la sociedad un político amanerado de tantos años en la política.

En cualquier caso, los españoles que por un motivo o por otro, normalmente económico, no podemos cambiar de coche cada diez años ya sabemos que de llegar el PP al Gobierno nos obligarían sin miramiento a ello, importándole bien poco las circunstancias sociales y económicas de cada uno. Hay que tomar buena nota.

Puño en Alto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: