LUDOPATÍA EN EL SANTO RÉGIMEN

Un informe realizado por el Gobierno asegura que un 10,3% de adolescentes entre 14 y 18 años realizan apuestas en internet. Según los mismos datos relativos a 2021, en el último año se ha registrado un aumento del 57% de nuevos jugadores. La ludopatía habitual se ha transformado en online. Ha subido un 20 ó 25%.

Según los expertos, la adicción a las nuevas tecnologías actúa en el cerebro como cualquier otra adicción con sustancia, modifica la actitud de la persona igualmente, llevándole a las mismas circunstancias que las demás adicciones. Además incluye la misma sintomatología que una dependencia química, incluyendo la tolerancia y el síndrome de abstinencia, entre otros.

Tener la pantalla del móvil en la mano, les da tranquilidad a modo de placebo. Es un hábito que en cierta manera se les ha inculcado desde jóvenes, son nativos de esas tecnologías y mal usadas son todo un peligro que se multiplica por esta continua y fácil accesibilidad. En los mayores ocurre también pero con menor incidencia y repercusión.
Los expertos hablan de un período de cinco años desde que una persona se inicia en el juego hasta que sufre la dependencia y el descontrol. Pero este período puede ser más corto, como puede ocurrir con los menores y su mayor vulnerabilidad en la voluntad. Es justo en la adolescencia cuando se inicia en la mayoría de los casos.

Este hecho, el que la disponibilidad y la adicción vayan completamente de la mano, no pasa desapercibido para las casas de apuestas y las plataformas que buscan su propio beneficio. En ese mercado hay verdaderos narcos legales, saben cómo captarlos y de ahí que proliferen estas casas de apuestas, gracias a la indolencia de una administración que se muestra muy laxa en el cumplimiento de la normativa al respecto.

La Sanlúcar del Santo Régimen, ya bastante saturada por la lacra del narcotráfico, en gran parte gracias a la indolencia de un alcalde tan esmirriado en lo político como en lo ético y moral, tampoco escapa a la proliferación de las casas de apuestas, igualmente, gracias a la complacencia activa o por omisión del esmirriado, que no ha dudado en otorgar licencias de aperturas de este tipo de casas, contraviniendo normativa y bordeando legislación al respecto. Algunas de ellas, luciendo llamativos luminosos situadas a menos de 200 metros de centros educativos y en barriadas social y económicamente vulnerables.

Si en su día, nadie pudo encontrar razones, salvo las inconfesables, que justificaran que desde el Ayuntamiento del Santo Régimen se facilitara todos los medios a una empresa tapadera para la organización de un evento musical en el que se pudo blanquear hasta un millón de euros provenientes del narcotráfico, según las investigaciones policiales; nadie puede encontrar razones plausibles, salvo las mismas inconfesables, para que desde el consistorio se otorguen licencias sin miramiento alguno respecto a los riesgos que los expertos en ludopatía avisan en la proliferación sin control de estos centros de juegos.

No es casual que el narcotráfico encuentre las mejores condiciones para su desarrollo e implantación en sociedades o barriadas deprimidas social y económicamente, con altas tasas de desempleo, ni tampoco es casual que las casas de apuestas también lo hagan en estos mismos lugares, sobre todo, si encuentran munícipes muy proclives de atender sus demandas y, llegado el caso, claudicar a sus exigencias como pago de favores pretéritos.

La Sanlúcar del Santo Régimen, lamentablemente, es ya un caso paradigmático de ambos fenómenos.

Puño en Alto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: